.02

Nuestros Servicios

 
 

Servicio de Alabanza- Domingo a las 10:00 de la mañana  

La palabra "domingo" significa, el día del Señor, porque todo domingo conmemoramos la resurrección triunfante de nuestro Señor y Dios, Jesús. Nuestro papel principal es recibir su servicio y escuchar a Dios para ser más que solo oidoresde su palabra (Deut. 6:4-5, Sant. 1:22). Dado a esto, nuestra adoración tiene el fin de ser la estructura de un diálogo entre el Señor y su pueblo. Dios nos habla - llamamiento, ley, evangelio, sermón, sacramento- y respondemos apropiadamente -invocación, confesión, gratitud, atención, recepción. 


Estudio BÍBLICo - MIÉRCOLES a Las 6:00 de la tarde

Todo martes nos reunimos en el hogar de un matrimonio de nuestra iglesia para convivir, estudiar, y orar juntos. Actualmente se esta estudiando la teología del pacto.

Anímense a integrarse al grupo para que juntos vayamos conociendo al Mesías de Dios y Su salvación. 

Catecismo - Domingo a Las 11:45 de la mañana

Después de su resurrección, Jesús el Mesías, envió a sus apóstoles con la misión de bendecir las naciones con las buenas nuevas (Gen. 12:3; Mat. 28:18-20). El bautismo inicia a una persona en el discipulado, que es un proceso para toda la vida. Una parte esencial de este proceso es el estudio - "enseñándoles". Históricamente la palabra "catecismo" se refiere a la instrucción que Pablo menciona en Gálatas 6:6 (Griego "κατηχέω" (katekéo). Ofrecemos clases para adultos y para los niños (en inglés) de diferentes edades. 


Grupo para Mujeres - Reunión Mensual   

Las mujeres se están reuniendo cada mes para estudiar juntos el libro "Como cambia la gente," escrito por los consejeros bíblicos llamados Timothy S. Lane y Paul David Tripp. Es un libro diseñado para facilitar el cambio en individuos, familias, y comunidades mediante la gracia de Dios. Si quieren mas información sobre este grupo y el estudio, contáctanos abajo. 

 

 

La manera en que Dios nos salva se basa en la gran transacción de la justificación basada en los méritos de Cristo. El pecador justificado es aquel que recibe por fe el regalo de la rectitud de Cristo para vestirlo delante del ojo escrutador del Dios santo. Así, por fe posee todo lo que pertenece a Cristo como el verdadero hombre de Dios. Dios lo acepta del mismo modo en que aceptó a Jesús cuando lo llamo ‘mi Hijo amado’ (Mateo 3:17)
— Graeme Goldsworthy, "El Cordero y el León" (47)